lo que afirmamos

Afirmamos: que la Trinidad

es: Padre, Hijo y Espíritu Santo. 

(1 Juan 5:7; Mateo 28:19)

 

Afirmamos: que la Biblia es

la Palabra de Dios, es la única

Autoridad en materia de fe y

conducta. Creemos en la

inerrabilidad de las Escrituras.

(2 Timoteo 3:16)

 

Afirmamos: que Cristo   murió para salvarnos. Que en la cruz Él anuló el decreto de muerte contra el hombre y exhibió públicamente los principados y potestades de Satanás, venciendo sobre ellos. (Colosenses 2:13-15)

 

Afirmamos: el arrebatamiento

de la Iglesia.  Los  muertos en Cristo resucitarán y los vivos seremos  transformados.

(1 Tesalonicenses 4:16-17)

 

Afirmamos: en la Segunda Venida visible de Jesucristo a esta Tierra.  (Apocalipsis 19:11-16; Hechos 1:11)

 

Afirmamos: el Señorío de Jesucristo, Cristo el  único mediador entre Dios y el  hombre.  Él es el Señor de la Biblia y de la Iglesia.

(1 Timoteo 2:5).

 

Afirmamos: que el Bautismo del Espíritu Santo es una experiencia distinta y posterior a la experiencia del Nuevo Nacimiento.

(Hechos 8:12-17, 10:44-46, 11:15-16, 12:44-46, 15:7-9)

En que Crees?
Dios cree en ti.

Afirmamos: los cinco ministerios de Cristo a la  Iglesia que habla Efesios 4:11, en los Nueve Dones del Espíritu Santo que habla

1 Corintios 12:9-10 y en los Dones  Espirituales de Servicio que habla,

Romanos 12:7-8.

 

Afirmamos: que la salvación es por gracia de Dios.  No por obras para que nadie se gloríe.  (Efesios 2:8-9)

 

Afirmamos: en la Sanidad Divina y Sanidad del Alma (emociones, sentimientos que han sido heridos,   traumas de la niñez), Liberación de espíritus  malos y Sanidad Física.

(Isaías 53:4-5; Isaías  61:1-3)

 

Afirmamos: el Bautismo de los creyentes.  El  Bautismo se administra únicamente a creyentes y discípulos de Cristo.  Bautizamos por inmersión según se enseña en el Nuevo Testamento. (Mateo 28:19; Hechos

8:36-38)

 

Afirmamos: la Evangelización del Mundo.  Luchamos por ganar   no sólo almas, sino familias completas para el Reino de Dios, consolidarlas, restaurarlas, discipular las y  enviarlas.

(Marcos 16:15; Mateo 28:19)